10699092_10152702298554883_1658069527_n.jpg

Síguenos

 

Lupa

Noticias

Él montó una empresa en el país de más rápido crecimiento económico en el mundo

VC 029_2017_Daniel_Molina_Egresado

Daniel Molina es un graduado de la carrera de Comunicación Organizacional que es un emprendedor nato. Su ímpetu lo ha llevado a atravesar continentes buscando sus sueños. Él cree en el trabajo constante y esta es su historia.

Estudié en Colegiatura porque encontré en la universidad una oportunidad de desarrollarme como profesional, que encajaba con la unidad de negocio que yo quería montar y con mi proyecto de vida.

A la hora de elegir carrera, el perfil me pareció muy interesante, porque en la parte de comunicaciones era muy bueno, y yo me consideraba bueno en lo que hacía pero quería mejorar. La parte financiera no me interesaba tanto, y no era tan bueno, y por eso tengo un socio que realiza la parte financiera y administrativa. Uno no tiene que ser bueno para todo, si no para lo que sabe hacer, y especializarse en eso.

Yo siempre he sido muy emprendedor. He montado muchas empresas, de las que muchas se han quebrado y muchas han salido adelante. En el año 2010 montamos Cómprelo en China, una compañía que actualmente está en siete países.

Montarla fue muy difícil, muy complejo. No sabíamos ni decir “no” en chino. Yo volé a Shanghái sin ningún amigo, no conocía a nadie, no tenía plata. Solamente tenía el apoyo de mi mamá, que me dijo: “Hágale. Si necesita algo, me dice”. Yo creo que para emprender, y para creer en uno mismo, solamente necesita apoyo, alguien que le diga “Tírese por ahí que yo lo ayudo”, porque ya el resto está ahí.

A mí no me ha gustado nada fácil en la vida, entre más complejo, más interesante. En los negocios fáciles se mete cualquiera. Pero cuando es un negocio de comunicaciones complejo, a 17.000 kilómetros de distancia, existen muchas barreras para que la gente entre. Así que me monté en el avión con rumbo China. Yo creo que la receta para la Coca Cole la puede descargar uno de internet, así como un instructivo para enviar un cohete a La Luna, pero la receta de cómo hacer negocios en China no se consigue tan fácil para descargarla por internet.

Hace ocho años, nadie conocía a nadie en China. Y yo, faltando cinco días para el viaje, conocí a un colombiano que me invitó a quedarme en su casa. Cuando llegué él me preguntó que qué quería hacer, yo le respondí que viajar y conocer China y entonces me recomendó comprar moto, me dijo: “Te van a llamar y a decir ‘moto che moto che’. Y preciso, la moto llegó en pocos días y así empezó todo. Luego él viajó a Filipinas un mes, a la casa de un amigo que le había recomendado, y me quedé todo ese tiempo solo en su casa.

A los dos días me llamó Camilo, un amigo, a preguntarme que qué se me había ocurrido, y le conté que había pensado en una empresa que se llamara Compre En China.com. Él me dijo que si nos podíamos asociar y le contesté: “Sí. Ya. Tiene la mitad de la empresa”. Me acosté a dormir y Camilo al otro día me dijo que ya teníamos empresa, y que se llamaba Cómprelo en China, y ya estaba registrada. Él se metió a internet, miró los dominios y por 6.99 dólares estaba disponible ese, así que lo compró por un año. Y arrancamos con el primer sitio web, que quedó más pixelado que un tetris, y había que mirarlo a veinte metros para saber qué había ahí.

En la actualidad Cómprelo en China está en siete países. Estamos con oficinas en Medellín, tenemos operación en Estados Unidos, en México en la ciudad de Aguascalientes, por otro lado, en Chile, Australia y Argentina lo hacemos a través de intermediarios, en Hong Kong abrimos una empresa de representación legal con la que manejamos la parte financiera. La más difícil de abrir fue la de China, pues no tenemos capital chino ni socio chino, entonces eso nos dificulta mucho las cosas porque al gobierno no le interesa que entre un extranjero a quitarles el negocio, pero hemos llegado a un punto en el que podemos facturar y visiar la gente, lo que es muy difícil en ese país.

En estos momentos estamos abriendo oficina en Bangladesh y en Pakistán. Nos demoramos tres meses en conseguir personal ideal para eso, y hace poco decidimos que sí la íbamos a abrir, pues habíamos encontrado la gente para eso. También estamos sondeando a la India y a Camboya.

Yo a los estudiantes les recomiendo a los emprendedores que trabajen como un diablo. Uno no necesita plata. El primer año no va a funcionar, el segundo tampoco, el tercero tampoco, pero el cuarto sí. Garantizado. Si no tiene con qué pagar una oficina, haga como hice yo, desde la casa, opere desde el sanitario, desde donde le toque. Camilo, mi socio, trabajaba hasta las cinco de la tarde y de ahí en adelante empezaba con su segundo turno de trabajo.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional (DECRETO 1295 DE 2010, ARTÍCULO 39)